Formica homenajea al rock sinfónico en su disco Todas las guitarras van al cielo

Fernando Guerrico

A tres años del lanzamiento de su debut solista tras la separación de la banda de rock Frank is DeadFormica irrumpe en pleno invierno 2021 con Todas las guitarras van al cielo, trabajo grabado antes de la pandemia y producido por el reconocido músico argentino Lucas Martí.

En 2019, Fran Formica fue reclutado para realizar una gira por Estados Unidos y Portugal junto a una banda que mezcla el trap, el pop y el folk. Pero atareado por los múltiples ensayos, conciertos y viajes, y alejado del estilo de música que acostumbraba hacer, sintió la necesidad de reconectarse con su naturaleza en su estado más puro. Aprovechando los pocos momentos de soledad que tenía por día, comenzó a tocar la guitarra como lo hacía en su adolescencia y a volver a usar la música como un refugio. Así nació Todas las guitarras van al cielo, su segundo disco solista.

Grabado en enero de 2020 junto a Lucas Inchausti en batería, Lucía Cermelo en bajo y coros, y Nicolás Gilio en sintetizadores y coros, la segunda entrega de Formica es un homenaje a sus primeras influencias musicales, a su esencia y al juego. Siempre haciendo un contrapunto entre lo solemne y lo duro del rock, con el humor, el histrionismo y la sensibilidad que brota desde su poesía e interpretación, las ocho canciones son un reflejo firme y profundo del universo creativo del compositor, el cual rebosa de épicas melodías que elevan la ironía y la acercan al corazón. Compuse desde la guitarra canciones que usan como excusa el rock, pero desde un lugar simpático y chistoso, sin ánimos de disruptir o incomodar, sino más bien como un favor al boomer que tenemos dentro aquellos que flasheamos con el rock sinfónico a los 14 años”, afirmó Formica a través de su comunicado de prensa.

» alt=»» aria-hidden=»true» />Formica
Foto: Manuel Cascallar

La producción estuvo a cargo de Lucas Martí: el trato se cerró en una panadería de La Plata, donde Formica le propuso la idea y Lucas inmediatamente aceptó. “Nunca se compraron las facturas”, recuerda Fran, y agrega: “A Lucas lo conozco por una serie de casualidades. Por recomendación de una amiga, lo invité a tocar a Pura Vida un 10 de mayo del 2019. Me dio el OK y seguimos adelante. Al otro día, para mi sorpresa, Lucas me invitó a su estudio a grabar unas voces para su disco de Atentado Legal. Esa experiencia me atravesó bastante y me infló de entusiasmo. En paralelo, no paraba de escuchar sus temas y rápidamente me volví fan. Al tiempo de grabar esas voces, yo seguía sacándome sus canciones y aprendiendo de su manera de producir y su forma corajuda de componer, y de ahí salió la idea de trabajar con él. Ademas de encontrar puntos en común entre su música y la mía y en los gustos de ambos. Cerraba por todos lados”.

El disco, publicado el 9 de julio, cuenta con un arte de tapa realizado por Matías Aleman y Manuel Cascallar en el que vemos a Fran, acompañado por la banda con la que grabó, asistiendo al velorio de una guitarra eléctrica. Una imagen que, o bien anticipa lo que viene para el artista, o refleja el poder casi del más allá que tiene el instrumento más compañero del rock. Respecto a sus planes futuros, Formica confirma: “Hoy estoy contento y relajado, con ganas de hacer algo con acordes brasileros y baterías electrónicas”.

Escuchá Todas las guitarras van al cielo en plataformas de streaming (SpotifyApple Music).

Loading video

Reply