Los mejores documentales de música en Netflix, Movistar, Filmin y Amazon

Fernando Guerrico

Los confinamientos han disparado las suscripciones a las plataformas de televisión en streaming. Y la falta de música en vivo, el interés de los televidentes por los documentales, los biopics y los conciertos. Netflix, Movistar, Amazon y Filmin tienen una oferta de «rockumentales» suculenta y abundante (no así HBO), de la que se pueden destacar varios títulos especialmente recomendables. Estos son algunos de ellos.

Country Music (Movistar)

Esta serie documental sobre el nacimiento y la evolución de la música country en Estados Unidos, es una auténtica obra maestra. Dirigida por Ken Burns ((‘La guerra de Vietnam’, ‘The Civil War’, ‘The National Parks’), explora las raíces y las ramificaciones del género desde la Carter Family hasta Taylor Swift, a través de archivos nunca vistos y entrevistas a más de ochenta artistas country como Dolly Parton, Johnny Cash, Garth Brooks, Emmylou Harris, Hank Williams, Willie Nelson, Merle Haggard, Loretta Lynn, la Familia Carter, Jimmie Rodgers, Bob Wills, Patsy Cline o Charley Pride. El gran valor de la serie, divida en nueve episodios en orden cronológico, reside en su minucioso análisis historiográfico, que se detiene en cada uno de los hitos fundamentales del género para desgranar su trascendencia, pero también en la abrumadora recolección de anécdotas que completa el perfil de cada artista.

El episodio uno es un paseo por las raíces de la música ‘country’, desde las primeras melodías de violín y banjo y la música de iglesia hasta sus primeros pasos en el mercado fonográfico. En el segundo capítulo se cuenta cómo el country fue ganando en popularidad durante la Gran Depresión y la II Guerra Mundial, entrando en detalle en la escena Texas Swing y el Grand Ole Opry de Nashville. El tercer episodio estudio los cambios culturales que se ciernen sobre la América de Posguerra, con nuevos sonidos como el ‘bluegrass’ y el ‘hony-tonk’,y una nueva estrella, Hank Williams.

El cuarto capítulo viaja a Memphis, con Elvis Presley y Johnny Cash como referentes de la era del rockabilly a través de Sun Studio. y al «Nashville sound» que surgió en los estudios Music Row. El quinto refleja los cambios en laAmérica de finales de los sesenta y principios de los setenta y cómo estos afectaron al country, destacando las figuras de Loretta Lynn, Merle Haggard y la primer estrella negra del género, Charley Pride. El siguiente episodio analiza cómo la música country reaccionó a la división generada por la Guerra de Vietnam, con Kris Kristofferson, Bob Dylan o The Byrds en el punto de mira. Dolly Parton y Rosanne Cash por el lado más accesible, y Willie Nelson y Waylon Jennings desde el mundo «outlaw» son las estrellas invitadas. El octavo capítulo describe el surgimiento de los «nuevos tradicionalistas» como George Strait, Randy Travis & the Judds, la explosión de la estrella Garth Brooks y la vuelta de Johnny Cash a la industria, y la serie se cierra con un epílogo a cargo de Emmylou Harris, Patsy Cline y otras grandes figuras que glosan lo que ha dado de sí el country a lo largo de más de cien años.

«Keith Richards. Under the influence» (Netflix)

El retrato más cercano y honesto de Kiz en forma de documental, hace un recorrido por los sonidos y las personas que han servido de inspiración al legendario rockero a lo largo de su vida. «La única vez que he sentido algo parecido al nacimiento del rocanrol es el nacimiento del reggae», confiesa el guitarrista de los Stones, que también habla del «odioso rock sin roll» en una entretenidísima pieza de menos de hora y media que se pasa en un santiamén. Richards repasa su pasión por la música celta, cuenta cómo aprendió a tocar su instrumento practicando con el clásico español «La Malagueña»,y rememora el mítico momento en que se cruzó con Mick Jagger (a quien ya conocía) cuando éste portaba un par de vinilos de Muddy Waters y Ckuck Berry. «Ya no se forman banda de rock&roll porque la gente ya no va con sus discos recién comprados por la calle», reflexiona el mito. «Under the influence» culmina con dos momentos de oro: sus encuentros sobre el escenario con sus ídolos Chuck Berry y Muddy Waters, con muy distintos resultados.

«Ramoncín. Una vida en el filo» (Amazon)

Dirigido por Charlie Arnáiz y Alberto Ortega, este documental cuenta con detalle las diferentes etapas de la vida artística de Ramoncín, demostrando que fue un pionero en muchas más cosas de las que algunos creen. La película, sincera y sin artificios, relata sus orígenes en el barrio de Las Delicias y sus inicios en el mundo de la música, para continuar con su salto a la fama, sus sacrificios para mantener la integridad de su carrera, y también su amarga lucha por los derechos de autor cual protagonista de «Solo ante el peligro», donde destaca el sincero momento de autocrítica a cargo de Miguel Ríos. El documental está hilado por el propio Ramoncín, que detalla en primera persona muchas de sus vivencias, y en él pueden verse valiosas imágenes de archivo que nos sitúan en el día y el lugar de lo que se está contando. Tampoco faltan anécdotas de muchos quilates, como el momentazo «ramonqueen» de su sesión de grabación con Brian May, o los detalles de los procesos creativos que culminaron en algunas de sus grandes obras, como «Litros de alcohol» o «Como un susurro», una dupla de hits que ejemplifica a la perfección la versatilidad del gran punk ilustrado de nuestro país.

También aparecen testimonios de su círculo íntimo y diferentes participaciones de personajes públicos relevantes en España. Antonio Resines, Carla Antonelli, Felipe González, Jesús Bonilla, Jesús Ordovás, Johnny Cifuentes «Burning», Juan Echanove, Loquillo, Miguel Ríos, Mónica Naranjo, Santiago Segura o Xavier Sardá son algunos de ellos.

«Autosuficientes» (Filmin)

El documental dedicado a Parálisis Permanente empieza por el final, con la muerte de su líder Eduardo Benavente, para después dar un salto al origen de esta banda esencial de la historia de la música española. La infancia y primera adolescencia de Benavente, pegándose con sus compañeros de clase, viviendo el divorcio de sus padres y aferrándose a la música como salvavidas, muestra a un chaval predestinado a entregarse al arte rebelde. El filme recuerda su etapa con los poco conocidos Plástico, y después con Alaska y los Pegamoides, deteniéndose en sus aventuras amorosas con la propia Alaska y con Ana Curra con más ternura que morbo. Sin dejar de lado sus instintos autodestructivos, «Autosuficientes» se detiene en los aspectos artísticos de la creación de los singles que fracturaron a los Pegamoides: «Redrum», «Estrategia militar» y sobre todo «Quiero ser santa», cuyo riff sacado del averno colmó el vaso de la paciencia del popero Carlos Berlanga. Especialmente emotivos son los fragmentos de los primeros ensayos del grupo en Tablada, el episodio de su paso por la Mili, donde se hizo el loco literalmente para poder escapar de la vida castrense, los entresijos de la gira de homenaje a «El Acto» que protagonizó Ana Curra en 2012, y sobre todo la reflexión final sobre la muerte de Eduardo en accidente de coche, aludiendo al terrible peligro que corrían nuestros músicos al cruzar el país de norte a sur y este a oeste a través de carreteras destartaladas.

Reply