El guitarrista que a Eric Clapton le gustaría emular

Fernando Guerrico

Ampliamente considerado como uno de los más talentosos guitarristas de todos los tiempos, Eric Clapton es uno de los violeros a los que gran parte de los aprendices de la viola intentan emular. Sin embargo, eso mismo le ocurre al propio instrumentista británico. Según recuerda Far Out Magazine, en una entrevista con Uncut en 2015 se le consultó a Clapton si alguna vez había visto a un colega suyo y pensado “ojalá pudiera hacer eso”.

“¡Oh sí! Dios, sí”, respondió el nacido en el condado inglés de Surrey. “Uno de mis héroes es Kurt Russell. [Risas] ¿¡Qué!? No Kurt Russell, Kurt Rosenwinkel. Es un guitarrista de jazz. Muy fluido. Es un genio, realmente lo es, y un hombre encantador”. Acto seguido, el artista de 77 años agregó que “Rosenwinkel tiene la capacidad de tocar directamente lo que escucha en su cabeza. Yo no puedo hacer eso. Voy a la misma vieja fraseología, o tengo que resolver las cosas por adelantado“.

» alt=»» aria-hidden=»true» />Eric Clapton
Eric Clapton. Foto: Facebok de Eric Clapton.

Él es un verdadero músico de jazz y eso me asombra. Se ha sumado a tocar conmigo un par de veces. Hemos tocado un blues o ‘Cocaine’ y vuela como un pájaro. Creo que eso es algo maravilloso de poder hacer”, reconoció. Ante la respuesta del músico, el entrevistador de turno se sorprendió y le manifestó a Eric que “a menudo parece que eso es exactamente lo que haces en el escenario”. “No digo que esté completamente calculado. Puedo perderme y entonces no sé lo que estoy haciendo. Algo parece suceder por su propia voluntad y solo trato de salir del camino. Pero no es frecuente, digamos. Sucede de vez en cuando”, dijo Clapton.

El periodista prosiguió preguntando si ocurría lo mismo al momento de escribir y ese proceso era totalmente premeditado o si había lugar para fluir, a lo que Clapton respondió: “No, son ambos. ‘Wonderful Tonight’ llegó completamente formada, así como así. También pasó con una canción mía llamada ‘Golden Ring’. Si es tan rápido, ni siquiera le das ningún valor. Piensas: ‘Esto es demasiado fácil, no puede ser bueno’. ‘Layla’ fue un trabajo de amor. La escritura tomó mucho tiempo hasta que las partes y piezas encajaron. Era un collage. Así que son ambos”, sentenció.

Loading video

Reply