Julián Mourin habla sobre los viajes y colaboraciones que inspiraron su disco Los diamantes

Fernando Guerrico

Hay decisiones que cambian la vida. Hay, en esas decisiones, procesos largos, intensos, cuestionamientos infinitos sobre el camino, sobre las huellas, sobre alguna idea de meta que se ve borrosa. Hay, también, paz. “Este día es perfecto, esta pena es hermosa/ No quisiera otra cosa que atravesar este momento”, canta Julián Mourin en “Uno, dos y tres”, el primer single de su tercer álbum Los diamantes. El disco, publicado a fines del 2020, fue escrito e ideado durante un viaje que el músico realizó en 2018 junto a su compañera y su hija por Brasil y Uruguay en una búsqueda personal por conocerse lejos del ajetreo, de la velocidad, y más cerca del mar, del hacer nada para que pase de todo. Una decisión de aquellas.

Poco antes de salir de viaje, Mourin tenía compuesta una canción nueva. Una y media, más bien. Eso bastaba para sentir que el sucesor de Mate de metal (2012) y Sur solar (2015) venía en camino. “Sabía que después de lo que pasara en el viaje me iban a salir cosas diferentes, nuevas”, comenta Mourin en conversación con Indie Hoy, y añade: “No sé si finalmente Los diamantes es súper diferente a los otros dos discos, pero siento que estuvieron bien las intuiciones. Compuse la mayoría de los temas durante ese año y de alguna manera condensan esas aventuras que viví. Fue una panzada de atardeceres en el mar, un mimo al alma. Por más que haya vuelto a Buenos Aires, nunca me distraje durante esos meses de la sensación de que estaba viviendo algo muy especial”.

Loading video

El impulso del viaje llegó luego de la muerte de un amigo. Esa abrupta certeza de la finitud se transformó de inmediato en la motivación necesaria para poner el foco en el presente y atreverse a probar otras posibilidades de vida, aunque sea por un rato. Todo eso está reflejado en las nueve canciones que conforman Los diamantes, tanto en las letras que dejan evidencia de los aprendizajes brindados por la naturaleza, los encuentros y la soledad, como en las múltiples colaboraciones que comprueban la apertura de Julián como creador y que significaron una nueva etapa en su camino musical.

“En todo el proceso que viví, pude sacarme la ficha y empezar a ganarle a mi ego -asegura Julián-. De alguna manera se me aclaró el panorama y me di cuenta de que estoy al servicio de la música, no solo de mi música, y eso me hace bien. Entendí que lo importante no es tu idea o mi idea, sino la obra, que sea lo más grande y bella posible. Eso me enriqueció mucho y lo sigo profundizando. Me gusta pensar de esa manera mi relación con la música, como una cosa de servicio”.

La puerta creativa que abrió Mourin lo llevó por senderos nuevos: desde encontrar un registro más grave en su voz para cantar sus canciones –“fue realmente importante ese hallazgo, y llegó para quedarse”, dice-, hasta trabajar una composición a distancia con una artista japonesa a la que nunca antes había visto en su vida, Uri Nakayama. “Si todos los discos los hago yo, los produzco yo, los canto yo, no puedo pretender ciertas cosas. Digo, si querés crecer, abrí el juego y laburá con gente que sabe lo que hace en su rubro. Eso pasó en Los diamantesLlamé a gente que me gustaba lo que hacía en su rubro para que hiciera más grande la obra. Y es un disco que ahora escucho y digo ‘bien, pibe, bien’”.

» alt=»» aria-hidden=»true» />julian mourin
Foto: Federico Pérez Gelardi

Así, en Los diamantes colaboran artistas de la talla de Fernando Samalea en “Héroes de la cultura”, Adrián Berra y Juan Cordone en “Manos en el aire”, Sofía Urruti en “No te vayas”, Santiago Bartolomé en “Porque sí” y Uri Nakayama en “Júpiter”. “A Samalea lo conocí en una gira muy especial que hice en el 2016 -recuerda Julián-. Me fui a Aeroparque para tomar un avión y ahí en la sala de espera estaba él, así que me senté al lado y nos pusimos a hablar. El vuelo se retrasó mucho, así que charlamos bastante y él fue muy amable. Ahí me preguntó qué iba a hacer en Sao Paulo y le dije que iba a hacer tiempo hasta la noche, tenía que esperar un colectivo que iba hacia Belo Horizonte. Ahí me invitó al estudio donde él iba a grabar ese día. Fue increíble. Quedó la mejor y cuando me puse a hacer el disco pensé en él y en que quería que tocara el bandoneón. Fui un día a su casa y grabó varias cosas para la canción ‘Héroes de la cultura’, y estuvo bueno porque siento que él tiene que ver con el tema. Es un tipo con mucha trayectoria y muy al servicio de la música”.

La colaboración con Uri se dio diferente -agrega Julián-. Yo hice una gira por Japón el 2017, porque hay un sello de allá [Taiyo Records] que editó dos de mis discos. Fue una gira por siete ciudades, y me hice amigos japoneses a los que les gusta mucho mi música y seguimos en contacto. Cuando estaba pensando en este nuevo disco, les dije que quería que hubiera algún invitado de allá. Me propusieron tres músicos y me encantó lo que hacía Uri Nakayama. Ellos no la conocían personalmente, pero se pusieron en contacto con ella, le mostraron el tema y le gustó, así que nos pusimos en contacto. Le conté de qué hablaba la canción y le hice una sugerencia de lo que ella podía hacer. Ella canta, toca la trompeta y el acordeón, y bueno, después pensé y le dije ‘hacé lo que vos tengas ganas’. Lo que me mandó fue increíble. Además de las partes de acordeón, también mandó toda una parte cantada en japonés, divina, y después cantó en castellano imitando mi voz, y fue increíble. Todos los arreglos del final son arreglos de ella. Se involucró muchísimo en la canción y fue muy lindo todo ese proceso. Desde ahí que tenemos una muy buena relación”.

Además de los invitados, y gracias al programa Mecenazgo que permitió financiar el álbum, Los diamantes contó con un trabajo de producción detallista y en equipo, otro terreno -hasta ahora- poco explorado por el compositor. Cristian Bonomo, Alejandro Lauphan, Yago Escrivá de Ainda, Gabriela Beltramino y Paco Amenábar fueron piezas clave para lograr la estética y el sonido que buscaba transmitir Mourin, un sonido claro y, a la vez, expansivo, espacioso, que revela la importancia que le da el autor a la canción en su estado más puro y que hizo que este disco se convirtiera en el favorito de su propia discografía.

Si bien Los diamantes se estrenó a fines de 2020, el contexto pandémico y de tremenda dificultad para el sector cultural impidió la realización de su presentación en vivo, postergándola hasta este año. La cita será en este viernes 3 de junio a las 21:00 h en La Tangente (Honduras 5317, CABA), entradas disponibles a través de Passline. El show lo abrirá el dúo Dos de Nosotros y contará con visuales y escenografía realizada por Pedro Urruti, Pocho Badino y Christian Silva.

Escuchá Los diamantes en plataformas de streaming (SpotifyApple Music).

Loading video

Reply