Mild Sorrow Integrated, el joven productor argentino que habita los recónditos más fantasiosos de la electrónica

Fernando Guerrico

Para Mild Sorrow Integrated, los caminos no están tan delineados. Dentro del amplio universo de la música electrónica, sus creaciones atraviesan distintas capas sonoras hasta encontrar tonalidades que se separan de lo habitual. En pocos años, la trayectoria del artista argentino se fue abriendo más y más a distintas maneras de mirar el mundo.

Su carrera comenzó en 2020 con una trilogía de discos titulada Meadow Platinum, en la que atinaba a combinar los espacios de la música ambient con toques oscuros de dubstep, resultando en sonidos aislados y ruidosos pero atrapados en un espacio estático. El juego era jugar con esa contradicción.

Loading video

Su más reciente disco, Arbol, se abre de una forma distinta. Inspirado en su amor por la música electrónica más cercana al glitch y a los tonos 8bit, sus sonidos aparecen más unidos, con un mayor interés melódico que se presta más a la expresividad que tiene lo electrónico. En este universo, lo natural juega con lo digital de forma que no pueden ser separados tan fácilmente. La idea de la naturaleza, del ir afuera y sentir el pasto, es vista a través del filtro fantasioso de las nuevas generaciones. Se intenta ver, desde distintos ángulos, las formas de expresar una conexión con la realidad que puede reducirse a 0s y 1s.

Un buen indicador de la nueva dirección de este nuevo proyecto se puede encontrar en su EP de 2020, Eye Kid. “No tenía más que 17 años cuando hice ese EP, y suena medio precaria la producción, pero ya me gustaba desde ese entonces toda la onda del IDM más melódico -cuenta Mild Sorrow Integrated en conversación con Indie Hoy-. Para Arbol, quería hacer temas con sintes como los de Oramics Pixel Art o Myodesopsias. Artistas como Bogdan Raczynski, Boards of Canada e incluso Aphex Twin tienen temas con melodías muy lindas e incluso algo tiernas, pero creo que con el tiempo terminó ganando en influencia la mirada más robótica y alien de Autechre”.

Loading video

Uno de los mayores desafíos con los que se encontró fue el pasaje de la música ambient a un estilo de canciones más cortas y con mayor poder melódico. “Es tener que sentarse a intentar componer melodías e ideas breves hasta encontrar esas que se sienten bien y pegadizas -describe el artista-. Muchas ideas surgían directamente cantándolas, o con la guitarra. Después las sampleaba o las reproducía con sintetizadores. Era parte del objetivo poder hacer piezas musicales más breves en general, más fáciles de escuchar varias veces”.

Uno de los detalles distintivos de este cambio de enfoque es un mayor interés en sonidos acústicos. Durante gran parte de Arbol, en temas como “Leaves” o “Plaza”, aparecen instrumentos de cuerda como guitarras y violines, con un detalle sonoro menos digital que en trabajos anteriores. La coalición entre las baterías inspiradas por el drum and bass y los teclados puntiagudos genera un ambiente calmado, e incluso lúdico, en el que el ambiente se encuentra en un espacio luminoso.

“Los temas de ambient eran muy densos, con muchas capas, donde el foco principal estaba en las texturas y manipular el sonido -admite el productor-. Cuando empecé a hacer Arbol, me di cuenta que cuando trabajás con melodías más pop y notas cortas conviene usar sonidos más simples desde el diseño de sonido. Me pareció mejor ir por sonidos de sintes muy sencillos, que sonaran a algo analógico, viejo, incluso a videojuego, y por instrumentos acústicos que ya tienen de por sí una sonoridad que se presta a hacer melodías de esa forma”.

A partir de todos estos elementos, la música de Mild Sorrow Integrated genera una entrada hacia una forma de ver el mundo de afuera a partir de las creaciones electrónicas que existen dentro de una computadora. Para el artista, su mayor concepto era poder crear música que pertenezca a lo que llama un «paisaje natural digital”.

Loading video

Luego de tanto tiempo de aislamiento social y cultural, Arbol busca abrir puertas. “Pasé muchísimo tiempo encerrado durante la pandemia -explica su autor-. De repente, se sentía un contraste al salir afuera a caminar o andar en bici o ir a una plaza. También aprendí a valorar más el hecho de que vivo en una zona con mucho espacio verde. En ese sentido, la naturaleza me inspiró un montón, en especial el contraste entre estar encerrado en mi pieza con la computadora viendo a todo el mundo desde lo virtual y el poder salir afuera y verlo de verdad”.

En esta intención, Arbol incorpora sonidos digitalizados pero en un ambiente curioso que interactúa de forma directa con la humanidad que se puede encontrar dentro de estas composiciones. Mild Sorrow Integrated busca, de forma fiel a su nombre, una integración de estas distintas formas de hacer. “El disco tiene muchos sonidos de ambiente de fondo -asegura-. Siempre me gustó estéticamente la forma en la que se crean los panoramas naturales en videojuegos con recursos visuales limitados. Los paisajes pixelados, con un 3D todo poligonero y feo… hay algo que me cautiva mucho de eso”.

Durante la trilogía de discos Meadow Platinum, la experimentación con el dubstep mantenía el tono en el borde de lo chistoso e irónico y la intención de hacer las cosas en serio. Sin embargo, ahora el chiste se ha convertido en una búsqueda honesta de belleza en tanto lo artificial como lo orgánico. “Con Arbol no creo que haya ironía alguna porque viene de un lugar mucho más genuino, de intentar acercarme a hacer la música que yo desearía escuchar, con los elementos que más me gustan -concluye el artista-. Es un reflejo más fiel de quién soy, de las cosas que me gustan, de cómo me siento, sin ninguna pretensión o ningún sufrimiento de querer hacer un disco recontra bueno o revolucionario”.

Al dejar de lado esa llamada “pretensión”, y hacer un mayor compromiso hacia lo que puede encontrar al buscar ideales dentro de su propio mundo, Mild Sorrow Integrated creó un proyecto que sirve como una reinvención dentro de su catálogo, pero también una introducción hacia un camino distinto. Arbol refleja un punto de vista observador con respecto a lo que lo rodea, uno en el que se puede jugar, sentir y apreciar de forma simultánea. Sin restricciones ni barreras, físicas o virtuales.

Reply