Motherflowers: “La banda es la cara más pop de cada uno de nosotros”

Fernando Guerrico

Muchas de las mejores cosas son las que nacen de manera espontánea, las que se dejan fluir. Con ganas de comerse el mundo, Irene López, Gabriel Nóbrega y Freddy Méndez -también conocidos como Irepelusa, Frank Lucas y Veztalone- se unieron por obra del destino en 2016 en Puerto La Cruz, Venezuela, y desde ese entonces han estado unidos como Motherflowers. Juntos han logrado conquistar tanto la escena nacional como traspasar barreras geográficas con su flow tropical, miles de cosas por decir y un estilo indefinible.

La primera canción que salió de su encuentro fue “Morrogaita“, pero no fue sino tres años después que vio la luz su primer EP homónimo. Durante todos estos años, han publicado canciones y colaboraciones que han hecho que su sonido evolucione hasta convertirse en lo que vemos con su más reciente disco, Retrofuturismopsicotropical. Con 17 canciones y más de una hora de duración, este primer larga duración varía moods, géneros y estilos de composición, pero aún así mantiene una cohesión que evita que se sienta como una compilación.

Loading video

“Tenemos la suerte de que conocemos nuestra identidad -cuenta Veztalone en conversación con Indie Hoy-. Independientemente del reto, de la base, de la instrumental o del género, seguimos sonando Motherflowers y exactamente eso es lo que hace que todas las canciones pertenezcan a un mismo sitio”. La banda explora de una manera natural, lo dejan ser, incluso lo hacen parecer sencillo, pero quien lo escucha está constantemente esperando sorprenderse. Tampoco existe una historia, a pesar de que tienen temas que narran finales o muertes como “Macundales” y “Carey“. “Nos gusta cerrar ciclos, matar psicológicamente lo que ya no suma -cuenta el rapero sobre los procesos detrás del disco-. No hubo mucha preparación previa porque no había muchas dudas. Sabíamos lo que estábamos construyendo y que no necesitaba más reglas o contexto, tenía que fluir como venía fluyendo”.

Esa mezcla y curiosidad por explorar nuevas maneras de hacer música es la que está capturada en el título del LP. “En un principio, lo ‘psicotropical’ se parecía más al primer EP que sacamos y fue el primer adjetivo que medio englobaba nuestra estética, incluso en la portada de ese proyecto”, explica Veztalone. La idea de ‘retrofuturismo’ apareció con su tema “Super taxi” de 2020. “Allí decíamos ‘esto está retrofuturista’ y lo empezamos a usar para un montón de cosas -agrega el rapero-. Al final dijimos: estas dos vertientes inventadas, combinadas, nos representan, vamos a unirlas en lo que creemos que es el disco que define todo nuestro sonido, o por lo menos en el punto de partida de todo el sonido de Motherflowers”.

Los tres miembros de Motherflowers se caracterizan por ser seres enfocados en lo que los apasiona. Antes de unirse para formar el grupo cuyo nombre hace referencia a la canción “Soñando despierto” de Lavoe-Colón —y a una de las groserías más usadas en Venezuela, “coño de tu madre”—, cada uno estaba interesado en diferentes partes del arte. Irepelusa estuvo desde los 8 hasta los 12 años como violinista en el Sistema de Orquestas de Venezuela y quiso explorar nuevos instrumentos; Vezta sentía la necesidad de expresar su inconformidad por el mundo a través de la composición de canciones; y Frank Lucas se acercó al arte gracias a su papá y a su amor por la poesía. Sus caminos se unieron en 2016 al hacer contacto en el Paseo Colón de Puerto La Cruz. Tiempo después, conectaron cuando Frank decidió grabar su primera canción con Veztalone de productor e Ire de compañía. “Ellos vinieron a mi casa y nos conocimos musicalmente. Ahí es cuando hice match con la voz y música de Irene, fuego fui entendiendo la música de Frank. En ese momento es donde se gestó la unión de nosotros como equipo”, cuenta Veztalone.

» alt=»» aria-hidden=»true» />motherflowers
Foto: Lacosta

Desde entonces han venido creando sus temas hasta llegar a Retrofuturismopsicotropical, uniéndose en el estudio para diseñarlos y darle vida a sus ideas. “Cada canción es un mundo. Hay unas que nacen de uno de nosotros, otras de todos, unas las vamos estructurando dándole prioridad a la música, otras que la importancia la tiene el mensaje”, comenta el rapero. Su sistema no tiene rigidez, como la naturaleza. “No existe una metodología, tenemos varias y una de ellas es el washiwasheo, que es como un scat en el que improvisamos líneas y líneas de flows hasta que le sacas lo mejor a los beats y luego funciona para crear la letra”, agrega.

De esa manera, aparecieron piezas como “La sala“, una canción cinematográfica que nos transporta a una casa en la que suena cumbia y suceden diferentes situaciones. Veztalone explica cómo surgió: “Es una de esas canciones que no hicimos los tres juntos, sino que vino como una idea de Frank Lucas, todo el contexto y la idea de hacer un storytelling, que es bien narrativa y demasiado cinematográfica, todo viene de él. Trajo un verso completo y ya era una canción, pero yo dije: ‘Ya va, weón, esto se puede potenciar a otro nivel si hacemos un coro con Ire’. Yo siempre termino sumando más en la parte de producción que otra cosa y ya agrego algún versito. Pero mi aporte siempre tiene que ver con la estructura y la forma en la que se desarrollan. Yo seguí el juego del storytelling para no romper con nada de eso”.

Cada uno es completamente distinto del otro. Por un lado, está Irepelusa que es la más indie; Frank Lucas, el urbano mainstream; y Vezta, el más rapero. Y fortalecen esas diferencias al mezclarlas en Motherflowers porque, como dice Vezta, “es la cara más pop de cada uno, es el espacio donde nos permitimos ser así y de eso hay de todo lo que consumimos y amamos, de MTV y de un montón de cosas que fueron vendidas del pop de los noventa. Logramos fusionarlo sabiendo que la prioridad es la canción y que debemos utilizar nuestros poderes o nuestras asociaciones naturales por y para la canción. Entendiendo eso, podemos fácilmente integrarnos para hacer una obra”.

Loading video

Todo eso se refleja también en sus trabajos visuales cuidados y calculados. “Motherflowers es colorido, lo asociamos con la diversidad y el impacto visual con la correcta combinación de colores -explica Vezta-. En la parte visual, hay influencias en lo indie, en el vaporwave y lo fi, que al final este último se termina fusionando con los dos primeros. También se puede decir que hay influencia noventera, ochentera, de parte de nuestros papás que fueron unas figuras bien presentes”. Luego de tener listo el disco, hicieron un estudio de cuáles eran los colores que representaban cada una de las características que conforman a Retrofuturismopsicotropical. “Le mandamos una tabla con porcentajes que sentíamos que cada canción tenía de retro, de futurista y de tropical al diseñador con lo que construyó todos los artes individuales de cada uno de los tracks”, comenta el rapero.

Para introducirse al universo de Motherflowers, según la banda, las mejores canciones para comenzar son “¿Qué quieres tú de mí?” (“la más sentida”), “Awakate” (“la más pop”) y “33 de mayo” (“en el top tres de nuestras favoritas”). Su repertorio es como una arepa reina pepiada. “Creo que tiene su porción de varias cositas, tiene sus colores, naranja, verde, tiene su salsita y es venezolanita”, bromea Vezta.

Este primer disco es solo el inicio del camino de Motherflowers, uno en el que la música no faltará. “No quiero decir que viene la mejor porque no estoy seguro de si la que hicimos ya es la mejor, pero viene música, una hecha con más madurez, cariño y ganas de que sea siempre la mejor versión de nosotros”, concluye Veztalone. Retrofuturismopsicotropical no es solo un disco, es una experiencia que todos debemos experimentar, una con la que podemos conectar y explorar otras facetas no solo de cada uno de los miembros de la banda, sino de nosotros mismos. Porque cada uno tiene su lado retro, futurista y psicotropical, como la vida misma.

Escuchá a Motherflowers en plataformas de streaming (SpotifyTidalApple Music).

Loading video

Reply